#321 Fuente de Juvencia

🛰️ 34°46’18” S – 70° 3’32” W

“Las mejores aguas radioactivas y sulfurosas, paisaje y clima ideales, hotel moderno y confortable calefacción”. Ese era el eslogan que se utilizó en 1938 para la inauguración del Hotel Termas El Sosneado, una maravilla de la arquitectura enclavada en la cordillera del sur de Mendoza y dotada para esa época de un lujo y confort inusitado. Para la construcción colosal, hecha en hormigón (recién se conocía ese material) y piedra del lugar perfectamente labrada, no se usó un solo ladrillo. Fue parte de la llamada “ruta imperial”, una cadena de lugares de vacaciones para la nobleza inglesa y los altos funcionarios, que atrajo la atención de viajeros adinerados y de la alta sociedad de argentina y el mundo. Los asiduos visitantes lo denominaron “Fuente de Juvencia”, debido a los poderes curativos que poseen sus aguas termales. El manantial, está enclavado al pie del volcán Sosneado y junto al río Atuel, a una altitud de 2.180 metros. A partir de 1953 y en una forma casi misteriosa las lujosas instalaciones quedaron abandonadas. Por un tiempo, algunos cuidadores resguardaron las instalaciones y todo su mobiliario, pero años más tarde quedó desierto y poco a poco, todo el esplendor que irradiaba se fue disolviendo para convertirse en el Hotel Abandonado al que aún hoy concurre gran cantidad de turistas a beneficiarse con las cálidas aguas que continúan aflorando junto a las ruinas de piedra y estilo nórdico.

Imagen ©DigitalGlobe ► Instagram