#311 Gigantes de hormigón

🛰️ 37°59’06” S – 61°20’59” W

En 1936, Manuel Fresco asumía como nuevo gobernador la provincia de Buenos Aires. El político de corte fascista y autoritario, encuadró sus acciones bajo el lema Dios, Patria y Hogar. Para darle un giro al perfil de la región y transmitir el paternalismo estatal como nuevo paradigma de eficiencia administrativa, durante su gobierno, le encargó al arquitecto Francisco Salamone un proyecto expresivo y simbólico. Con facetados filosos, ornamentos y voladizos y donde el hormigón a vista fue el material insignia, en los edificios públicos entre los que se caracterizan los cementerios, mataderos y municipalidades, quedó en evidencia la necesidad de la representación y destaque del estado, traducido en una impronta de monumentalidad Art Decó. Parte de la “ruta Salamone” es el manífico Palacio Municipal de Coronel Pringles donde se puede reconocer la huella industrial de la época, signada por tanques, ruedas, engranajes, torres estilizadas y relojes gigantes en las fachadas. Salamone murió en 1959. Con el paso del tiempo, su inagotable producción en más de 20 municipios bonaerenses cobró un carácter épico hasta que se convirtió en leyenda.

Imagen ©DigitalGlobe ► Instagram